disfraces

Cómo conservar los disfraces

24/02/2017

¡Ya es carnaval! Si os gusta tanto como a nosotros y compartís la alegría y el sentimiento de liberación que representan estas fiestas, seguro que ya tenéis pensado de qué os vais a disfrazar: habréis elegido disfraces más clásicos como los de indios, vaqueros o payasos; o quizá otros más modernos como los de superhéroes (o supervillanos) y personajes de películas de este año como los de Sebastian y Mia de La La Land.

También puede darse el caso de que compartáis esta fiesta con los más pequeños, que no van a perder la ocasión de ser piratas por un día, hadas, princesas o valientes caballeros. Si os quedáis sin ideas, podéis recurrir al viejo truco de reutilizar el disfraz de Halloween y salir a la calle como el monstruo de Frankenstein, un vampiro, una bruja, etcétera, siempre que sea con una sonrisa en la cara.

Pues bien, es posible que para cualquiera de estos disfraces hayamos optado por una opción minimalista (un parche y un pañuelo y ya), que nuestro disfraz sea la típica bolsa de basura o caja de cartón con tres agujeros, o que nuestro personaje se base en su totalidad en un buen maquillaje. Pero la opción más eficaz suele ser la de comprar un disfraz en una tienda o, en el caso de que seamos unos manitas de la costura, nos lo hayamos currado nosotros mismos. Si este es tu caso, no lo vas a tirar, ya que te ha costado tu dinero o tu esfuerzo, pero tampoco lo vas a guardar de mala manera para que no puedas utilizarlo en el futuro o prestárselo a alguien.

Por eso a continuación vamos a explicarte paso a paso qué debes hacer para conservar eficazmente tu disfraz y así poder utilizarlos en más ocasiones:

  • Mételo en la lavadora o, en el caso de que el tejido sea delicado, lávalo a mano y déjalo secar en una o varias perchas.
  • Cuando esté seco, abrocha los botones y las cremalleras.
  • Reúne todos los accesorios del disfraz y almacénalos en bolsas de plástico con cierre.
  • Haz una foto de todos los elementos del disfraz o en su defecto, elabora una lista.
  • En el caso de que hayas usado una peluca o una barba postiza, desenrédala, utiliza gomas para hacer coletas y guárdala en una redecilla
  • Como penúltimo paso, puedes añadir una bolsa antihumedad para así no tener que preocuparte por problemas de moho o malos olores en el futuro.
  • Guárdalo en un trastero